Cuido a mi familia

¿Cómo enseñar a un niño a ir al baño? Descúbrelo con Scott

No es fácil emprender la aventura de decirle a tus hijos que deben dejar los pañales, te lo digo por experiencia propia: Mi hijo mayor de cinco años ingresó al jardín con dos años y medio, en ese mismo instante me di cuenta que todos sus compañeros ya iban al baño ¡qué horror! Las maestras me propusieron no esperar más y poner “manos a la obra”, en menos de una semana mi bebé ya era todo un preescolar; siguieron meses de algunos escapes de orina por aquí y deposiciones por allá, pero el tiempo pasa y eventualmente te darás cuenta que tus hijos lograrán hacer sus necesidades en el baño.
Y así como los hombres son de Marte y las mujeres de Venus siempre existirán diferencias entre niños y niñas, los niños usualmente van a despedirse de los pañales más tarde que las niñas, si tienes la bendición de tener una parejita podrás hacer la comparación: Las pequeñas comienzan a ir al baño alrededor de los dos años, mientras que los varoncitos de los dos años y medio en adelante. Claro que esto es una generalidad, puesto que más de una mamá tendrá en su casa a pequeñitos maduros que dijeron adiós a los pañales mucho antes de lo previsto.
Para que no se te paren los pelos, no sientas que estás en una carrera contra el tiempo y no tires la toalla al poco tiempo de haber empezado con esta titánica tarea, te dejo estos cinco consejos para ayudar a tus hijos a convertirse en usuarios permanentes de ese lugar tan especial e íntimo: tu baño.

Enseña con paciencia

Por favor no trates de apresurar a tu hijo, cada niño es distinto y si lo empujas permanentemente a que haga cosas sin tener la madurez suficiente lo único que conseguirás será frustración y negación de su parte. Ante sus ojos tu tenacidad y perseverancia es clave.

Aprovecha las vacaciones para aprender

El ideal es tener a tu hijo con ropa interior nueva y sandalias, en un comienzo se mojará bastante y agradecerás el no tener que lavar tanta ropa cada vez que pase.

Enseña de forma divertida

Coloca una bacinica en el baño principal y alrededor de cada 15 minutos pregúntale a tu hijo si desea orinar, siéntalo en su sanitario y haz que cada ida al baño sea entretenida (cuentos, juguetes, etc.), que entienda que eso lo hacen los niños grandes y solo los bebés usan pañales. Lee aquí: Tres actividades lúdicas para tus hijos

Aplaude cada avance

Es tan importante como aplaudir y festejar cuando tu hijo orine en el baño, restarle importancia a las veces que no consiga llegar a su bacinica. La seguridad de tu pequeño es crítica y depende de ti.

Prepárate con Scott

No olvides al salir de casa llevar contigo toallas húmedas, papel higiénico, bolsas plásticas y ropa de cambio (más de una muda); si bien el uso de pañales en la noche continuará por más tiempo, las siestas durante el día (donde sea que ocurran) te ayudarán a saber si tu hijo está preparado para dejarlos definitivamente. Cada etapa del crecimiento de tus hijos es hermosa, pero las mamás sabemos que solo con esfuerzo se logran buenos resultados y eso es lo que te tiene que impulsar a mantenerte a flote cuando quieras desistir. Así como muchos otros desafíos que vendrán a medida que los hijos crecen, iniciarlos en la rutina del baño es sin duda una etapa clave en su vida y en la de tu familia que debes disfrutar y atesorar por siempre. Y tú, ¿Cómo afrontaste o te está preparando para afrontar este desafío? ¡Cuéntanos!

Scott® Rindemax

Scott® Rindemax combina la suavidad de la doble hoja con el rendimiento que necesitas.

Conoce más